EPM: con el foco en el desempeño

Por Eduardo Wassi, especialista en nuevas tecnologías, https://eduardowassi.wordpress.com/, @eduardo_wassi

En la era de la economía digital, con altísimos niveles de competencia, las empresas necesitan evaluar de manera continua cómo se están haciendo las cosas y qué tan lejos se está de los planes originales. Es muy común que estos datos se obtengan de hojas de cálculo o los planes individuales de cada una de las áreas (lo que impide una visión 360º de la situación de la compañía). Muchas veces ni siquiera se dispone de estas herramientas rudimentarias y se apela, sencillamente, a las corazonadas de los responsables del liderazgo.

Esto no tiene por qué seguir siendo así: el concepto de EPM (Enterprise Performance Management, gestión del desempeño corporativo) proponen, como su nombre lo indica, medir y monitorear lo que sucede y, combinado con otros elementos analíticos y de inteligencia de negocios, hasta anticiparse y prevenir problemas.

Las soluciones EPM toman la información que proveen los diferentes sistemas de gestión, la consolida, la analiza y estructura resultados de forma que sea posible una toma de decisión precisa, oportuna y basada en datos. La gestión del desempeño elimina la brecha que existe entre la formulación y la ejecución de las estrategias, ya que sincroniza ambas instancias. Por lo tanto, es imprescindible, antes de implementar EPM, comprender los procesos de ejecución que corren en la empresa y qué valor genera cada uno de ellos.

Entre los beneficios que aporta se cuentan:

– Un mayor grado de automatización y una aceleración en el proceso de cierres contables.

– Datos de aporte y colaboración para mejorar los procesos de compliance de regulaciones.

– Mayor productividad de las áreas financieras.

– Incremento en la calidad del proceso de toma de decisiones.

– Disminución de errores no forzados y mayor probabilidad de éxito en la concreción de objetivos corporativos.

Para que estos beneficios se hagan tangibles, debe producirse un cambio cultural en la organización: las áreas financieras y operativas deben ser capaces de establecer objetivos, utilizar la información que brinda la herramienta para saber si han podido cumplirlos y utilizar esos datos para evitar desvíos o ajustar la planificación.

¿Cómo detectar si es necesario implementar una herramienta EPM? Si cada vez que el gerente general o un inversor externo pregunta cómo marcha la compañía, la respuesta es “creo que bien”, es hora de pensar en esta solución.

EPM: con el foco en el desempeño
Scroll hacia arriba